Llenarmedeti llenartedemi

Despertar…estrecharme a ti atarme a tus caderas con un lazo interminable euforia de sentir su tacto y el tuyo Despertar…sentirme invencible, desnudo en cuerpo y almapasar el lazo mil veces por cada de las miles de pecas de tu espaldasellarlo de labios  Despertar…aprenderte de memoriay escribir con detalle de tiimaginando lineas que con ojos cerrados puedoSigue leyendo “Llenarmedeti llenartedemi”

Bienvenido a mi camino…

De profesión… divagador mental

Hace un par de meses recibí un mensaje como respuesta a publicar “Todos tus días mis 14 de febrero” que me sonó a crítica y que decía… ” El #Psicologia no lo relaciono con el artículo, no se parece el aporte del mismo a la Psicologia. Lo poco que puedo inferir es el divague mentalSigue leyendo “De profesión… divagador mental”

Esos Días que la Muerte me regala Vida

La primera vez que me llamaste me dijiste que eras raro y que te habían dicho que era casi tan raro como tú y cuando aquella noche descolgué a tu llamada: –Eres Jorge? -Sí, soy yo –El psicólogo y Coach? -Sí… al menos coincide con el Jorge al que estás llamando –Hola, A me haSigue leyendo “Esos Días que la Muerte me regala Vida”

Más bonita

No todos podemos ser locos hay que ganárselo, merecerlo provocarlo y compartirlo mi locura es tan sagrada como lo que siento por ti Tu aparente fragilidad es refugio para mi inseguridad. Te miro. Bonita, tan bonita. Mi debilidad. Me falta sentido para aguantar tus pupilas, esas que esconden un ángel que deseo abrazado a miSigue leyendo “Más bonita”

No es lo que parece

Me he despertado y sentía que el de rojo me había traído mono de km… y mis padres me enseñaron que si te regalan algo hay que ser agradecido. Después de desentumecer piernas y de algunas decenas de km te encuentras con una de esas escenas de foto que te invitan a parar y disfrutarSigue leyendo “No es lo que parece”

4:45…

4:45… Deberían estar prohibidas las alarmas a estas horas, no creo que los humanos estemos biológicamente preparados para levantarnos tan temprano…pero será que tienes poco de humano y mucho de diablo. Cuando estás dormido estás en tu mejor momento, no necesitas desvelarte para volverte de este mundo, rasgarme la espalda, hacerte presente y llevarme hasta…Sigue leyendo “4:45…”

Ángeles para soñar

Me siento como si hubiera perdido las alas, si es que alguna vez las tuve. Rebobinar, es de las pocas veces que querría rebobinar… Si fuera un superhéroe sería como esos que inundan Netflix… uno de esos que se pierden y se caen, que no paran de tropezarse, que se consumen entre intentos que noSigue leyendo “Ángeles para soñar”

Luces apagadas para huellas bonitas

Lo escribes y lo envías… Y esperas… Desesperas… Y te contienes la ganas de gritar, los nervios, los anhelos… el silencio y la espera te dan la oportunidad de pensar y soñar con la respuesta… entonces empiezas a volar. Entre los minutos y las horas el miedo a perder, a que te vuelva a pasar,Sigue leyendo “Luces apagadas para huellas bonitas”

Pulseras con trozos de mi

Mientras hacías sumas “triples” te quedaste mirando fijamente el enorme rollo de lazo rojo sobre la mesa… ¿papá, para qué quieres tanto lazo? – me preguntó P. He cogido el rollo con las manos, sentía su suavidad y ante su mirada brillante e inquieta he necesitado respirar profundamente antes de intentar contestarle… Sabes P… papáSigue leyendo “Pulseras con trozos de mi”

La sonrisa caótica de las mariposas

“Existe un breve momento en la vida en el que te sientes más perdido que nunca. Ese momento es el principio de un encuentro“. Daniela Riviera Zacarías. Me he quedado mirando un cuadro. Mariposas… manos… y me pidió que pintáramos algo juntos, sentí vergüenza y admiración a partes iguales. Lo primero por mi creencia deSigue leyendo “La sonrisa caótica de las mariposas”

Vivir muriendo

“Tengo un problema… No sé cómo salir… Mmmm, como todos aquí, bueno el problema no soy yo, o sí… tengo miedo y muchas veces no sé cómo comportarme, cómo ayudarle… estoy superada y no sé a quién explicarlo. Por eso vine aquí.” Era su tercer día en el grupo. Siempre ocupaba una silla enfrente deSigue leyendo “Vivir muriendo”

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora